[accordion autoclose=false clicktoclose=true scroll=true][accordion-item title=”Año 2010″]LA OMNIPRESENTE SOMBRA DE URIBE 

Carolina Corcho
12 de mayo de 2010

Parece ser que para llegar a ser presidente de Colombia hay que ser el mejor imitador de Uribe, y los actuales punteros en las encuestas no han ahorrado esfuerzo en hacerlo. Juan Manuel Santos, su candidato elegido, no escatima esfuerzo en apelar a la voz del primer mandatario en su propaganda política, se le ha visto de manera desesperada de poncho y sombrero en los actos públicos, sólo le falta introducir el voseo y los particulares diminutivos para completar la dramaturgia. Su discurso se limita a un reiterativo, “ vamos a continuar la obra del presidente”. Esto le ha generado una receptividad en el electorado uribista, aunque también haya tenido que cargar con el lastre de los tremendos escándalos de corrupción, y asuntos más graves que ese, protagonizados por el actual gobierno.

De otro lado está su contendor, Antanas Mockus, que logró colarse entre los favoritos cosechando a partir de los vacíos de la actual administración. Aventaja a Santos además por la posibilidad que le da sus historia académica de tener un discurso más inteligente e innovador en el campo cultural y pedagógico, sin embargo en Colombia no se puede tener éxito electoral sin el voto Uribista que le da una popularidad a su mentor del 70 por ciento, y seducir este voto pasa por introducir tres elementos: el primero es un rechazo desmedido a las FARC, el segundo es un visceral descrédito a Hugo Chávez y el tercero es sino se es capaz de adular a Uribe al menos no chocar con su propuesta bandera de seguridad democrática.

En días pasados, Mockus cometió el craso error de decir que admira a Chávez, que extraditaría a Uribe y de ñapa dijo que era ateo, esto le costó el liderazgo en las encuestas en donde Juan Manuel apareció aventajándolo en un punto. Pero su reivindicación no se hizo esperar, y fue a consta del papayazo que le dio Gustavo Petro quien le propuso una coalición para la segunda vuelta, a la cual Mockus respondió que no puede estar tan cerca de alguien que justifica con sus ideas la violencia, y enfatizó el hecho de que el Polo tiene una tendencia minoritaria que está de acuerdo con las FARC. Con esta declaración se anotó un puntazo con los Uribistas quienes aplaudieron la respuesta, porque este era uno de los elementos que faltaban para ser un emulador de Uribe de casta, descalificar con todo el rigor a “los terroristas disfrazados del Polo”, pero pasar de agache con el cuestionado partido del PIN, porque de acuerdo a esta doctrina, la izquierda en cualquier forma es más dañina y estigmatizable, que la derecha así sea extrema y hasta armada.

Es por eso que en las últimas semanas tanto Santos como Mockus han introducido cambios en su estrategia electoral, el primero atizando su talante Uribista en su propaganda, el segundo intentando dar un golpe de opinión en donde los dubitativos electores tenga la certeza de que se está frente a un hombre que será radical con las FARC, aùn asì, lastimosamente para las dos campañas ninguno logrará el efecto que sólo Uribe pudo lograr al ganar en la primera vuelta, Santos no proyecta la seguridad discursiva, su tartamudeo constante no alcanza el melodioso lenguaje del presidente, y Mockus con ideas tartamudas y sin la contundencia de su nuevo referente no logra proyectar la certera actitud de Uribe, cuya sombra sigue presente y determina más de lo que uno pensaría las elecciones del 30 de mayo.

CARTA A LA UCJD

Colombia, Junio 5 de 2010

Señor
LÀZARO RAMIREZ
Presidente
UNIÒN COLOMBIANA DE JÒVENES DEMÒCRATAS
Señores
CONSEJO DE DELEGATARIOS

Estimados miembros de la organización
Hace pocos días en reunión convocada por la organización con motivo de la actual coyuntura político –electoral, se optó por realizar un apoyo orgánico a la candidatura del Doctor Antanas Mockus en la recta final de las elecciones presidenciales. Sin embargo en ese momento no se había obtenido respuesta a la propuesta de acuerdo programático que realizò el Polo Democrático Alternativo, en cabeza de el ex candidato Gustavo Petro, que versaba sobre cinco puntos fundamentales para el restablecimiento de la democracia en Colombia y que anticipò una negativa a participar en cuotas burocráticas en un eventual gobierno del partido verde.

La noche anterior, bajo la vocería de el ex alcalde Enrique Peñalosa, el partido verde rechaza la propuesta del Polo democrático, arguyendo el deseo de continuar con el proyecto de las coaliciones ciudadanas, y en declaraciones previas hechas ante diferentes medios de comunicación, Peñalosa señaló que las prácticas políticas del Polo no eran congruentes con su accionar político el cual adjetiva como transparente.
Ante esta situación expresamos nuestra inconformidad, y anunciamos nuestro voto en blanco en la participación en la próxima contienda, esta decisión se sustenta en las siguientes razones. La primera es que las democracias modernas se sostienen sobre la existencia de partidos políticos sólidos, que operan como intermediarios entre la sociedad civil y el Estado, las coaliciones ciudadanas son sofismas que contribuyen a que se desdibujen los mecanismos de control político que ejercen los partidos sobre los gobernantes y deriva en mesianismos como el que en los últimos años ha protagonizado nuestro próximo ex presidente Álvaro Uribe Vélez, quien en su momento apeló a la misma tesis a la que hoy adhiere el partido verde con consecuencias deleznables para la democracia colombiana, como el transfuguismo y el debilitamiento de los proyectos colectivos expresados en las bancadas parlamentarias.

La segunda razón es que consideramos que el acuerdo programático propuesto por el Polo, permitía oxigenar a los dos partidos e introducir en el discurso del partido verde elementos que permitieran un claro contraste con la propuesta uribista en materia de política social y económica , que en nuestra opinión fueron aspectos débiles en los últimos ocho años de mandato. De igual forma el acuerdo con el Polo, implicaba un compromiso de ambas colectividades de enfrentar asuntos dolorosos pero reales , como la impunidad en la que se hoy se encuentran las miles de masacres protagonizadas por grupos al margen de la ley en connivencia con sectores políticos y gremiales , temas que fueron asumidos de manera valiente y solitaria por destacados dirigentes del Polo Democrático, ante el silencio de los cuatro ex alcaldes que no han asumido el debate que hoy enluta a miles de compatriotas que reclaman la verdad y una justa reparación.
Reconocemos que este acuerdo permitiría consolidar los avances que como sector hemos logrado dentro del partido, haciendo permanente crítica a la gestión llevada a cabo por el actual alcalde Samuel Moreno, y señalando de manera contundente la necesidad de que el Polo en su interior adopte una dinámica democrática y respetuosa de la diferencia y el debate público. Fue un avance que el partido en pleno se volcara a buscar este acuerdo programático con el partido verde, dejando de lado los sectarismos y generando en su seno una apertura para el diálogo con el centro político.

Ahora el panorama es distinto, y no queda mas que ser consecuentes, respetamos la decisión que la UCJD adopte orgánicamente respecto al apoyo al candidato, pero señalamos públicamente nuestro voto en blanco, esta vez consideramos que estamos mas de acuerdo con las razones de nuestro partido para abstenerse que con las de la UCJD para votar. Tengan la certeza que en el momento en que no sea el Polo, sino que sea la UCJD la que reciba un portazo como el realizado por Peñalosa, seremos consecuentes con una defensa digna de la organización.

De nuestro lado, y en compañía del partido adelantaremos una campaña de concientización y denuncia ante el pueblo colombiano señalando la situación a la que se ve abocada Colombia con el gobierno de Santos. No deja de ser doloroso que la sociedad colombiana haya cerrado los ojos ante los crímenes de lesa humanidad, la clara violación de la institucionalidad perpetradas desde al actual gobierno que tendrán continuidad con un eventual gobierno de Santos. Continuaremos con la ardua labor de persuadir al pueblo Colombiano que Otro Camino es Posible, alterno a la univocidad agenciada por el miedo que se cierne como una sombra cegadora sobre nuestro pueblo. Seguirá la labor de persuadir a los que no están de acuerdo con el estado actual propuesto por la fuerza uribista, de que solo unidos, reconociendo al otro como diferente pero aportante, lograremos un gran acuerdo nacional que nos permita soñar con otro futuro.

A la UCJD la invitamos a que continuemos con la tarea de seguir propiciando diálogos de concertación y acuerdo entre los partidos a los que pertenecemos. Tenemos claro que solo una gran coalición de partidos nos sacará de este proceso de derechización del país. Convocamos a la UCJD a que se erija como una juventud crítica, capaz de generar puentes e interlocuciones claras con los dirigentes del país, los invitamos a que mantengamos viva la esperanza de que con un cotidiano trabajo con la sociedad lograremos hacer mella en las conciencias de nuestros compatriotas.
No sin dolor,

TATIANA ZAMBRANO
Miembro Pleno UCJD Cali
Militante Polo Democrático Alternativo

MARTHA LUCIA AGREDO
Miembro Pleno UCJD Cauca
Militante del Polo Democrático Alternativo

CAROLINA CORCHO
Miembro pleno UCJD Antioquia
Militante del Polo Democrático Alternativo

Carolina Corcho

22 de julio de 2010 ·

INGRID AL OLVIDO

Escrito por Carolina Corcho
Jueves 22 de Julio de 2010
Carolina Corcho –
“(…) durante seis años Ingrid hizo un acumulado de mezquindad, refinó lo peor de sí misma, incubó una quietud, un inmovilismo espiritual, que ni siquiera la fuerza inercial de su liberación logró reactivar el espíritu luchador que la caracterizó. Y hoy asistimos a su segunda muerte, esta vez propinada por ella misma, su suicidio polìtico (…)”.

En Colombia ocurren tantas cosas, que uno podría elaborar un escrito cada minuto sin lograr retratar la realidad nacional, justo ahora tengo muchas opiniones encontradas sobre muchos temas que no sabría ni por donde empezar . No dejan de rondar por mi mente las frases del presidente Uribe en el discurso del bicentenario; confieso que aún después de 8 años no deja de generarme asombro ese exhuberante cinismo que le tiene que asistir a un ser humano para emitir un cúmulo de metiras ante millones de espectadores. Confieso que algunas veces he mentido, pero nunca a más de una persona ni sobre mas de un tema, y sólo una mentira a la vez. Pero no voy a escribir esta vez sobre Uribe.

La indignación que me embarga no me facilita hacer un análisis medianamente equilibrado y en este momento podría llegar a superarlo en visceralidad. Esta vez me voy a referir al tema de Ingrid Betancourt, podrán notar que soy de efecto retardado y sòóo hasta ahora he podido elaborar lo que ocurrió con Ingrid. No salgo de mi asombro al ver como alguien dilapida su capital polìtico y humano en una torpeza incomprensible.

Debo decir que cuando vi la imagen de su liberación, supuse que se posicionaría como una gran lidereza en Colombia y el mundo, imaginaba a Ingrid tramitando su innegable dolor en una creativa y férrea lucha en defensa de las víctimas y de muchas causas del pueblo colombiano. Estuve en muchas reuniones en las que los presidenciables veían en ella una aliada para sus proyectos polìticos, era el símbolo de una lucha contra la violencia y para muchas reinividicaciones de la sociedad colombiana, y erróneamente imaginé que la sublimación como una acción creadora operaria como exorcismo de su sufrimiento. Pero no fue así, y ya no fue. Ante nuestros estupefactos ojos emergió una mujer mezquina, con el interés por su patria completamente minado; alguien que no deseaba simplemente transfornar su experiencia personal en una ganancia colectiva.

Tenía todas las herramientas para hacerlo, y en vez de eso, profundiza su ya mellada imagen con el error de la demanda que intenta mostrar como una reivindicaciòn de las víctimas, con los efectos ya conocidos sobre la opinión pública, como si el secuestro hubiera hecho mella en su capacidad de raciocinio, en la capacidad de ejercer un mínimo cálculo para tener impacto en la sociedad y generar un hecho político, si fuera eso , hasta se entendería, la ausencia de estímulo intelectual, las condiciones nutricionales de la selva pueden llevar a que uno se vuelva un poco mas lento para razonar, pero existe una explicación a su acto aún mas escabrosa: durante seis años Ingrid hizo un acumulado de mezquindad, refinó lo peor de sí misma, incubó una quietud, un inmovilismo espiritual, que ni siquiera la fuerza inercial de su liberación logró reactivar el espíritu luchador que la caracterizó. Y hoy asistimos a su segunda muerte, esta vez propinada por ella misma, su suicidio polìtico, la anulación voluntaria que los colombianos haremos de su ser: el olvido, esa dolorosa metáfora de la muerte, a la que tanto aludió de manera conmovedora cuando estaba en manos de las FARC.[/accordion-item][accordion-item title=”Año 2012″]AÑO 2012

14 de febrero de 2012 ·

Comunicado de ANIR sobre la situaciòn de la Clìnica Santa Rosa

Bogotá, Febrero 13 de 2012.

COMUNICADO A LA COMUNIDAD UNIVERSITARIA

La Asociación Nacional de Internos y Residentes (ANIR) con base en la preocupante situación que actualmente atraviesa la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Colombia debido a la falta de un centro de prácticas propio, hace un llamado urgente a la comunidad universitaria para que se encuentren soluciones  para llevar a cabo la operación de la clínica santa rosa, que conduzcan a lograr un Hospital Universitario en donde prevalezcan los fines misionales de la Universidad y de la Facultad.

Entre las propuestas que ahora existen para operar la clínica, consideramos que las presentadas por la IPS Universitaria (Universidad de Antioquia) y la que recientemente presentó la Secretaria de Salud Distrital, las cuales podrían  fortalecer la autonomía universitaria,  garantizar  el respeto a la toma de decisiones de carácter científico-académico por parte de la facultad y consolidar la alianza público – público que sella el compromiso social que debe tener la Universidad Nacional con la sociedad colombiana, en la búsqueda de un modelo alternativo de atención en salud y de formación en esta área.

Queremos resaltar que estas propuestas alternativas son un nuevo fruto de los esfuerzos realizados por  estudiantes, residentes, un sector de los profesores, egresados, ex rectores y de un nuevo colectivo de padres de familia, que desde el inicio de la Asamblea estudiantil han continuado desarrollando acciones para llevar a buen término el proceso de construcción de un Hospital Universitario Propio.

De igual forma, ANIR en representación de los estudiantes, agradece la gestión del secretario de salud  y su equipo por el ofrecimiento que hizo para que la Universidad pueda contar con otros centros asistenciales de la red pública distrital.  Estaremos participando y apoyando de forma irrestricta estas dos  iniciativas, al igual que continuaremos apoyando las gestiones encaminadas a lograr la reapertura del San Juan de Dios, uno de los pivotes que permitirá que la Universidad Nacional en el área de las ciencias de la salud comience a recorrer el camino que nos lleve a recuperar el lugar de privilegio en Colombia y a lograr una educación medica con los estándares de calidad  más altos en Latinoamérica.

JUNTA DIRECTIVA ANIR

[/accordion-item][accordion-item title=”Año 2013″]17 de noviembre de 2013 ·

NO A LA ACTUAL REFORMA A LA SALUD: DE LA PROPUESTA A LA PROTESTA
Por: Carolina Corcho
Expresidenta y Vocera ANIR Nacional y Movimiento Por una Salud Digna
Contrario a lo que ocurre en la mayoría de movimientos sociales que encarnan una protesta en contra de una política de gobierno, el caso del Movimiento por Una Salud Digna (El Cual integra ANIR) y la Alianza por un Nuevo Sistema de Salud (ANSA), llega a la protesta en contra la propuesta de Reforma a la Salud 210 que cursa trámite en la Cámara de Representantes, después de varios meses de estar presentando múltiples propuestas de cambio de modelo ante el reconocimiento del monumental y evidente fracaso de la ley 100.
Se debe anotar que fue la Sociedad Civil quien tuvo la iniciativa de radicar en la primera legislatura una propuesta de reforma en un proyecto de ley estatutaria (105), al que el gobierno debe salir al paso adoptando una propuesta de 12 puntos abanderada por la Junta Medica Nacional, en la cual tiene asiento ANIR, que en el tortuoso paso por las manos del gobierno y del congreso, derivó en una tergiversación, en donde terminó por aprobarse una ley que limita el derecho fundamental a la salud a la sostenibilidad fiscal, a un plan único de beneficios restrictivo con amplias exclusiones y la inaceptable limitación de la tutela, único instrumento con el que los colombianos lograron hacerle frente a la sistemática negación de servicios que impuso el modelo de negocio de las EPS.
Al Unísono del debate de la ley estautaria, el gobierno radica una propuesta de ley ordinaria que hábilmente logra aprobar en primer debate de comisión séptima de senado, en donde la sociedad civil también radicó un proyecto de ley alternativo (233), que no fue ni considerado por las mayorías de esta comisión, que lo hundieron sin considerar un mínimo debate.
Terminado este debate otros actores del sector salud, denominados la Gran Coalición, que preside La Asociación de Clínicas y Hospitales, estuvieron trabajando en un conjunto de propuestas alternativas con el fin de atenuar la profundización del negocio que había votado la comisión séptima de Senado, esta contemplaba aceptar las gestoras, pero sin funciones de aseguramiento y sólo como administradoras reguladas, minimizando el número de funciones que se le habían atribuido en la propuesta del gobierno, la más importante, quitarles la posibilidad de que organicen las redes integradas de servicio y la eliminación de la integración vertical.
En un espacio posterior, universidades, hospitales y ANIR sientan una posición clara ante las carteras de salud y educación frente el tema de titulación de hospitales. En esta reunión, ANIR radica al ministerio de salud una propuesta concreta de como manejar el tema de residencias en Colombia, solicitando la exclusión del artículo en cuestión.
Sin embargo, al parecer, ninguna propuesta fue escuchada, la ley 233 fue hundida, los puntos de la gran coalición no fueron considerados, la solicitud de sectores de la junta médica de retirar la ley ordinaria por profundizar el negocio fueron desoídos, las universidades también, y en un acto de mayúscula soberbia frente al sector salud, las mayorías del senado votan en casi seis horas los 98 artículos, y el Ministro de Salud sale en hombros a decirles a los colombianos que seguían adelante “ con su gran proyecto para reformar la salud en Colombia”.
La indignación no se hizo esperar en las redes sociales, en donde un grupo de jóvenes médicos y trabajadores del sector salud inician la convocatoria a una protesta nacional bajo la Nominación Por una salud digna, en ese momento ANIR decide unirse y confrontar al gobierno desde las calles, decide continuar su reivindicación por un Nuevo Modelo de Salud en Colombia, parece ser que los gobiernos y el legislativo en Colombia escuchan mejor desde las plazas de las ciudades y los megáfonos que en diálogo directo y con propuestas escritas.
Los puntos que se presentan como más problemáticos y que además constituye el eje estructural de la propuesta el gobierno son: La manutención de la intermediación financiera bajo la forma de gestoras, entidades en las que se transforman las EPS, que se conciben como sociedades comerciales que podrán apropiarse de manera legal los excedentes de recursos de la salud de la vigencia ejecutada. Es decir, que lo que hoy constituyen mas de 800 investigaciones fiscales por parte de la contraloría, se legalizará en la reforma.
La pérdida de rectoría del Estado en la gestión del riesgo en salud y la conducción del sistema, el conjunto del articulado muestra una omnipresencia de las gestoras: contratan la red de servicios, auditan, son ordenadoras del gasto, miden los resultados en salud, soportan el sistema de información, organizan la política de salud Pública y el control de la prestación de los servicios primarios (70% de prestadores) mediante el mecanismo de la integración vertical .
La creación del fondo Salud Mía como un fondo estatal, aspecto que consideramos adecuado, sin embargo los recursos que se encuentran allí, estarán a nombre de las gestoras y serán administradas por estas entidades quienes evadirán el riesgo financiero en caso de quiebra, pero usufructuaran utilidades y rendimientos financieros en caso de ganancias.
El articulado no exhibe una propuesta de modelo de atención en salud, y las alusiones que se hace a la política de salud pública y la atención primaria resultan accesorias en el marco de la concepción de la estructura del sistema.
Una clara limitación al plan de beneficios, en donde se desarrolla de manera detallada la limitación a la tutela que el Congreso aprobó en la pasada legislatura con la ley estatutaria que se encuentra en control constitucional. Las asociaciones de pacientes han afirmado que de ser aprobado este aspecto, estarían en riesgo aproximadamente 500 mil pacientes de alto costo en Colombia, y se abre la posibilidad a que la clase media deba costear este tipo de tratamientos, lo que reedita la fallida propuesta de la Emergencia Social del Gobierno de Uribe.
Bajo esta perspectiva y análisis, y dado el recorrido que hemos hecho, se concluye que lo único que podría garantizar el Derecho Fundamental a la salud de los colombianos es la generación de un gran acuerdo nacional por la salud en donde se construya un nuevo proyecto de ley que consulte con el sector y con los distintos actores de la sociedad colombiana, no bajo la forma de grupos de intereses sino en función de construir un gran consenso nacional para garantizar el Derecho a la vida, una constituyente de la salud, un proceso de paz alrededor de la salud, porque lo que ya está claro es que sólo con una amplia participación y legitimidad social se podrán arrinconar los distintos intereses económicos que permean el sector, no hay otra manera de hacerlo, continuar con este proyecto en la cámara es condenar el sistema de salud a la corrupción, porque solo la sociedad cuando legitima un sistema lo puede proteger, no existe burocracia estatal que pueda ejercer control sobre los millones de actos de corrupción que se fraguan anualmente en el sistema de salud colombiano, sólo el control social puede ponerle coto a esta situación.
El gobierno afirma que se requiere reforma porque de lo contrario se mantendría el colapso de la ley 100, esto es cierto, si esta reforma fuera mejor y no profundizara el modelo de negocio que se ha impuesto en Colombia a costa de la salud de los colombianos, pero con las condiciones electorales y de intereses del congreso, el evidente rechazo de amplios sectores de la sociedad civil a la propuesta puesta a consideración, y lo ya aprobado de manera apresurada por el senado, el seguro desenlace es el empeoramiento de las condiciones actuales.
En ese sentido, la postura que se adopta es la de mantener la movilización, el derecho a la protesta, porque nos asiste la razón, la conciencia de lo que está pasando y de lo que podría pasar si se reedita el desafortunado rumbo que ha tenido la reforma. El problema que tiene el Gobierno y las mayorías de la Unidad Nacional es la conciencia que tiene el sector salud y la sociedad colombiana de lo inconveniente que ha sido este sistema de salud para los colombianos y la negativa ante una profundización de ese modelo fallido.
Esta más que una lucha gremial, es social y política, y en este punto es una lucha ética en la defensa de los derechos a los colombianos. No seremos inferiores a nuestra conciencia, porque si el gobierno y el congreso insisten en aprobar su propuesta lo harán en contra de la conciencia de la sociedad colombiana, y eso ya de facto es una derrota política para un presidente y en congreso que aspiran a una reelección.

23 de noviembre de 2013

CARTA A LA JUNTA MEDICA NACIONAL

Apreciados Miembros de la Gran Junta Medica

Academia Nacional de Medicina
ASMEDAS Nacional
Asociación Colombiana de Sociedades Científicas

Federación Médica Colombiana

Colegio Medico Colombiano

Asociación nacional de Internos y Residentes

Escribo cordialmente para transmitirles la preocupación de varios módicos y especialistas, agremiaciones de pacientes y profesionales de la salud, que se han comunicado con nosotros a preguntarnos, ya que se ha extendido el rumor que algunos miembros de la Junta Medica han adelantado acercamientos con el Presidente de la República y el Ministro de Salud en aras de presentar una propuesta de modificación al proyecto de ley 210 radicado por el gobierno.

Nos asiste la preocupación, dado que ANIR no ha conocido convocatoria oficial alguna para tomar una postura conjunta respecto a un diálogo con el Gobierno en este sentido. La postura que públicamente han adoptado organizaciones como ANIR Nacional, la Federación Médica Colombiana, la Asociación Colombiana de Sociedades Científicas y ASMEDAS Antioquia ha sido la solicitud del retiro de la actual propuesta y el apoyo al Movimiento que coincide con esta solicitud , dado que no se observa la viabilidad política que las modificaciones puedan llegar a buen puerto, por el peligro que existe, dado que la plenaria del senado votó y cualquier propuesta de modificación deberá someterse a una conciliación a puerta cerrada con el senado, en donde se corre el grave riesgo que como en la Reforma a la Justicia , se dè continuidad a la propuesta de negocio, que aun hasta el día de hoy el Dr. Alejandro Gaviria, Ministro de Salud, continúa defendiendo en distintos espacios públicos.

Agradeciendo se dè la mayor claridad a la comunidad mèdica sobre esos rumores que empañan nuestra legitimidad y representatividad como Junta Medica, ya que nos ponen en discrepancia con el sentir de los médicos de Colombia que apoyan el Movimiento que se ha gestado en el país en rechazo a la actual reforma y expresan la necesidad del retiro de la misma y la radicaciòn una de nueva propuesta que contenga un nuevo modelo de salud para los colombianos.

Aprovecho la oportunidad para solicitar su apoyo y aclarar ante la opinión pública las falsas declaraciones que el Noticiero CMI realizó en el programa 123 del 22 de noviembre, en donde se hace alusión a la reunión que tuvimos como Junta el pasado lunes, y se empaña mi representación gremial que siempre ha sido legitima y transparente, aludiendo a presuntos intereses políticos que me asisten, dado que afirman faltando a toda veracidad que trabajo como asesora del senador Jorge Robledo y soy candidata a la Cámara de Representantes por el Polo Democrático y que en esa reunión ustedes me hicieron el reclamo en ese sentido, declaraciones que ustedes mas que nadie saben que faltan a la verdad porque conocen mi ejercicio como psiquiatra y mi trayectoria gremial, que hemos adelantado en conjunto y que ustedes y los mèdicos residentes e internos han validado.

Con el animo de mantener la Unidad como cuerpo mèdico en defensa de los principios que nos identifican en defensa del derecho a la vida y a la salud y de los principios elementales del ejercicio mèdico, estoy segura que lograremos aclarar todos estos rumores y lograr para los colombianos un nuevo modelo de salud.

Cordialmente,

Carolina Corcho
Vocera ANIR Nacional
Miembro de Junta Medica Nacional

[/accordion-item][accordion-item title=”Año 2014″]16 de enero de 2014 ·

REFLEXIONES SOBRE EL TEMA ELECTORAL:
Carolina Corcho
Md Psiquiatra

Este semestre inevitablemente todos los Movimientos Sociales en Colombia tendrán que enfrentarse al tema electoral, en donde se definirán los cargos Nacionales mas importantes del país (Congreso y Presidente).

Un error histórico del Movimiento Social en Colombia es la incapacidad de lograr de manera ordenada y concertada dar el salto a lo político, es decir, que las masas que se han movilizado por una causa logre en las elecciones la conquista de curules en el congreso que efectivamente logren una correlación de fuerzas para las transformaciones que en materia de salud se requieren.

Independiente de que estemos o no de acuerdo con el congreso actual, es en esta corporación en donde se tramitaran muchas de las decisiones que afectaran la vida de los colombianos, y aún con el voto en blanco se algunos sectores sociales, el país elegirá congreso y este tendrá que decidir el destino de la salud del pais.

En el caso de la salud, necesitamos muchos congresistas que encarnen una verdadera defensa de este Derecho, y no basta con que sean médicos o profesionales del sector salud; médicos y odontólogos han sido los congresistas que han encabezado las propuestas del gobierno a las que hoy nos oponemos. Y también hay muchos candidatos al Senado del sector Salud a Senado y Cámara que insisten en perpetuar las políticas del gobierno en el sentido de continuar apalancando el negocio de la salud.

Lo cierto es que el Gobierno no tiene un gran congresista que domine el complejo tema de la salud y tenga la suficiente capacidad de volverse un referente de opinión publica como alguna vez lo hicieron senadores como Gustavo Petro en el tema del paramilitarismo, o Jorge Robledo en el tema del TLC y agrario. Pero los que no acordamos con el gobierno, tampoco hemos tenido el congresista especializado en salud, capaz de encarar el complejo tema de las EPS, de desnudar ante la opinión pública el entramado financiero y la manera como han saqueado los recursos de salud dejando a su paso las dolorosas muertes de las que han sido víctimas los colombianos.

Necesitamos dos tipos de congresistas para posicionar el tema de la salud, unos o uno que tenga la capacidad de levantar una opinión pública alrededor de las EPS y el Derecho a la salud con un argumentado debate ante el país, y otros que tengan capacidad de lobby para armar coaliciones en puntos intermedios que se puedan ir acordando.

Pero para que este Movimiento sea coherente, en mi opinión, los individuos que pertenecen a este movimiento deberíamos votar por quienes claramente nos acompañen y nos hayan acompañado en nuestra clara oposición a la reforma, a quienes claramente entiendan que el núcleo del debate es la eliminación de la intermediación financiera del sistema y la garantía del derecho universal a la salud. Lo demás son las ramas, pero si se deja de hacer énfasis en el almendrón del problema de la salud en Colombia, el gobierno seguirá proponiendo negociaciones puntuales por grupos de interés: lo laboral por un lado, lo educativo por otro, la educación continua por otro, la prestación de servicios por otro, y seguirá pasando de agache con el tema fundamental y al que de manera prioritaria debemos apuntar todos los actores del sistema: Resolvamos el problema de las EPS, el aseguramiento privado, la intermediación financiera prioritariamente, los otros problemas del sistema se pueden ir resolviendo paralelamente, o después, pero hay uno que es prioritario y de no ser resuelto, lo demás podría ser artificioso.

Ojalá entendamos lo que está en juego en estas elecciones, votar en blanco para el congreso es garantizar las curules a los defensores de las EPS y de la Reforma a la que nos oponemos. Y ojo colegas, este Movimiento lo que ha solicitado es el retiro de la reforma y la radicación de una nueva, jugar al legislador con el gobierno en introducción de temas puntuales, es arriesgar a profundizar la ley 100 en una obligatoria conciliación del texto aprobado por senado.

19 de enero de 2014 ·

Invito a leer este articulo de análisis de coyuntura en salud

De los efectistas titulares del Ministerio de Salud y Otros Demonios

Por: Carolina Corcho
MD Psiquiatra

El año 2013 finalizó con un indiscutible triunfo del Movimiento que lideraron distintas organizaciones del sector salud que hoy convergen en la Mesa Nacional por el Derecho a la Salud, que logra detener el voto a pupitrazo del proyecto de reforma a la salud de ley ordinaria que el Gobierno había logrado aprobar en plenaria de senado en un circense acto precedido por un decreto presidencial que aumentaba los honorarios a los legisladores. Por ese mismo ferrocarril aspiraba el gobierno transitar en el debate por comisión séptima de cámara y plenaria, con un saldo al final de año de dos ponencias negativas radicadas por seis fuerzas políticas distintas, algunas de ellas cercanas al propio gobierno.

La desesperada respuesta del Gobierno de salir en el mes de diciembre con publicidad televisiva anunciando una reforma que solo contaba con dos ponencias negativas en el congreso, fue la confirmación de la desestructuración legislativa que sufrió al Ministro al no haber logrado poner de acuerdo a la bancada del gobierno, ni si quiera en la radicación de una ponencia.

Lo que se evidencio es la oposición de la totalidad del sector salud a la propuesta gubernamental, porque hasta el sector hospitalario privado que en algún momento auxilió al Ministro expresando en medios el desacuerdo con el hundimiento de la reforma, han expresado su oposición en puntos fundamentales del confuso, anti técnico y mermeladoso texto que aprobó el senado, que en el fondo contiene el núcleo esencial de la ley 100: la intermediación financiera.

Pero en ese desasosegado diciembre en el Ministerio de Salud, el Gobierno lanza mensajes de júbilo y titulares de prensa que envían el falso mensaje de que por decreto se están tomando las grandes y novedosas medidas de fondo que van a salvar al sector. Una de ellas es la regulación de 300 medicamentos, lo que no enuncia es el denominador, de los 15 mil moléculas existentes. Anuncian el ingreso de 70 nuevas tecnologías en la actualización del POS, lo que omiten es que en la ley estatutaria que aprobaron el primer semestre y está en control de la corte constitucional limitan la tutela que la defensoría del pueblo ha demostrado se aplica sobre procedimientos POS que las EPS niegan de manera sistemática.

Anuncian el acto heróico de vigilancia y control del Ministerio y la Superintendencia en donde descubren que mas de la mitad de las EPS no cumplen con los patrimonios exigidos por la ley, omiten que esto lo hemos venido denunciando desde hace varios años, y que de hecho, desde la creación de la ley 100 se ha denunciado que de por sí la figura de la EPS como aseguradora privada e intermediadora financiera fácticamente posibilita la desviación de recursos públicos de la salud con fines distintos a su destinación específica y esto deriva en la negación de servicios. Debo anotar que en la actual reforma quieren legalizar esto que hoy es ilegal, y lo quieren hacer en contra del ordenamiento constitucional colombiano, pero sobretodo, en contra de miles de colombianos que en este momento están muriendo porque esos recursos no están financiando sus tratamientos para el cáncer u otras enfermedades, sino apalancando negocios financieros de particulares.

Salen a decir que autorizaron la compra de cartera para solventar la deuda de casi 7 billones de pesos que las EPS tienen con la red hospitalaria, lo que omiten es que en el caso del Hospital Universitario del Valle, que tiene un déficit aproximado de 220 mil millones de pesos que si fueran pagados quedaría con superávit, le van a comprar la cartera solo por casi 18 mil millones. Recuérdese que hace algunos años cuando el sector bancario quebró, el gobierno desesperado implementó medidas rápidas de salvamento y nos hicieron pagar a los colombianos el 4 por mil. Los hospitales perecen hace años y los gobiernos voltean a mirar para otro lado, porque para la salud, no hay plata.

Sin embargo , la intencionalidad del gobierno de apalancar el negocio de las aseguradoras privadas de la enfermedad con recursos de los colombianos es tan claro, que al Ministro de cuando en vez se le chispotea y explícitamente anuncia en una presentación que realiza a Fedesarrollo, que el objetivo de su reforma es disminuir el gasto en salud de la clase media, es decir, que este sector asuma de su bolsillo los tratamientos, anuncio que es coherente con el articulo 20 y 21 del texto de reforma que salió de Senado, en donde todo apunta a reeditar la escandalosa emergencia social de Uribe que terminó retirando luego de una multitudinaria movilización social.

En otra salida, el Gobierno a través de la superintendencia de salud, que entre otras cosas, se dedicó a ejercer funciones de contraloría, y no de garantizar la prestación de servicios de salud a los ciudadanos, anuncia que va a levantar la intervención que había hecho en Saludcoop desde el 2011, por considerarla una “victima” de una o dos personas que saquearon los 1,4 billones que encontró la Contraloría General de la Nación, la propuesta es devolvérsela a las mismas cooperativas y accionistas que estaban allí cuando se desvió este billonario recurso, a lo que la Contralora respondió “es una burla al país”. Omiten que la privatización de recursos públicos de la salud que contiene la reforma y el pago de tres UPC a las gestoras que proponen, podría terminar exonerando a Palacino y a los que han saqueado y quieren seguir saqueando recursos de la salud de las sanciones penales y fiscales de las que hoy son acreedores.

Finalmente, para que no digan que solo criticamos, debo indicar que la regulación de medicamentos es la dirección correcta, el control fiscal de las EPS también, que siempre nos gustara como médicos y pacientes que se amplie el POS, pero que esto dista siglos y kilómetros de las medidas de fondo que se requieren para resolver los problemas de la salud en Colombia, y lo que sí parece es una cortina de humo y un hábil acto de efectismo político para revertir una opinión publica que esta mirando con ojos de sospecha la reelección del presidente Santos, su muy dudosa política social y la desacertada labor que ha desempeñado el Ministro Gaviria que no colmó las expectativas que como académico y periodista había suscitado, en un país en donde existen muchas personas con la claridad técnica y política para enfrentar un problema que hemos estudiado y sobre el cual existen propuestas alternativas serias y sustentadas.

Continuaremos en la lucha este año. Encontraran en nosotros oposición, si siguen por el mismo camino de la reforma, sin embargo, muchos estaríamos dispuestos a acompañar un titular de prensa de una acción efectiva: el salvamento del Hospital Universitario del Valle como Institución estatal, de altísima rentabilidad social y científica para el país y América Latina, no tercerizada, esto le cuesta al Estado colombiano 220 mil millones de pesos, una cifra irrisoria comparada con el billonario desfalco de las EPS que el Gobierno hoy quiere rescatar. Se le apuntan señores Ministro de Salud y Hacienda a salvar este hospital, así no lleguemos a ningún acuerdo en la concepción que ustedes tienen de la Reforma y la ley 100?

16 de febrero de 2014

CARTA AL MOVIMIENTO SOCIAL POR LA SALUD

“El más grave error del Movimiento de las Batas Blancas sería optar por el Voto en Blanco, sería derrotar las posibilidades reales que tenemos de cambiar este sistema de salud”

Carolina Corcho
Una Medica Indignada

De nuevo incursionaré en un debate un poco tortuoso para el Movimiento Social de la Salud, pero no puedo silenciarme ante el gravísimo error que veo se está induciendo. Veo con preocupación la carrera que ha hecho la opción por el voto en blanco en el sector, el voto en blanco masivo solo será la derrota de nuestros propios ideales, será el mayor retroceso que haya tenido la movilización de las batas blancas en el 2013. Si llegara a haber un voto en blanco masivo, esto solo lograría aumentar el umbral y hundir a los tres partidos políticos minoritarios que tomaron la iniciativa de recoger nuestra indignación y bloquear al Gobierno Nacional en la comisión séptima con ponencias negativas a la reforma a la salud : MIRA, Polo Democrático y Verdes. La decisión de estos partidos fue la estucada final para el Gobierno, de eso estoy segura!

Paradójicamente el voto en blanco favorecerá a las mayorías del congreso y a las bancadas que apoyan al gobierno, que votaron la ley estatutaria que tiene en vilo la tutela para los colombianos, la ley ordinaria que catapulta a la EPS , el incidente fiscal y la reforma tributaria que niega recursos para la garantía del Derecho Fundamental a la Salud.

Cuando el congreso ya está elegido, la movilización social es una fuerza impulsora, pero no decisoria de la política pública. El único estrado en el que la ciudadanía es absolutamente decisoria por sí misma, es en las urnas, en donde la coherencia de una lucha que nos ha costado 20 años y la pérdida de la vida de muchos colombianos, nos debe llevar a derrotar en las urnas a los partidos políticos, bancadas y candidatos que con arrogancia e indolencia han entregado nuestros Derechos, los han hipotecado a las EPS, y el apoyo de unas nuevas fuerzas políticas en el congreso, que representen los intereses de los colombianos.

Amigos y Colegas, solo el voto de opinión de sectores abstencionistas pueden cambiar la correlación de fuerzas en el congreso. Si seguimos por la vía del voto en blanco, las EPS sí apalancaran ciudadanos para que voten por sus candidatos, los partidos tradicionales sí llevaran a sus ciudadanías engañadas a que voten por ellos, y obtendrán su Congreso, el mismo que decidirá el destino de la salud de los Colombianos. La indignación debe ser bien encauzada y tener claridad a qué es a lo que se opone, y nosotros nos oponemos a un sistema de salud que niega el derecho a la vida de los colombianos y nuestros derechos laborales. La falta de claridad en los objetivos que tenemos nos puede llevar a premiar y respaldar a nuestros opresores.

Los médicos y enfermeras que se han atrevido a ser candidatos defendiendo nuestra causa no son los que deberían recibir nuestros señalamientos negativos, en un absurdo asepticismo político que es el que nos ha llevado a la pauperización laboral en la que nos tiene la ley 100. Deberíamos avergonzar a los congresistas que han traicionado a este país durante 20 años, a las bancadas indolentes que han apalancado esta inaceptable y sistemática violación del derecho a la vida. Es por eso es que mi Decisión es ejercer mi derecho ciudadano al voto y SI VOTAR POR UN NUEVO CONGRESO QUE DEFIENDA EL DERECHO A LA SALUD Y LAS CONDICIONES DIGNAS DE TRABAJO.

11 de marzo de 2014 ·

UN ANÁLISIS SOBRE LAS ELECCIONES DE CONGRESO DE LA REPÚBLICA

Por: Carolina Corcho
MD Psiquiatra

Los resultados del 9 de marzo fueron preocupantes para el país, en tanto se consolida la Unidad Nacional y se le suma al congreso una importante cuota Uribista, no se renueva el Congreso, salvo algunas escasas individualidades que podrían generar debates interesantes, pero en conclusión , el parlamento sigue en manos de las maquinarias de siempre.

Los sectores alternativos a la Unidad Nacional y al Uribismo logran 10 curules en el senado, tienen el senador más votado con Jorge Robledo, pero en conjunto siguen siendo una minoría, que no ha sido capaz de volver a encontrarse en una gran coalición que genere una fuerza política sólida que se oponga al Uribismo y al Santismo, lo que conducirá a que efectivamente el voto en blanco se vuelva una apabullante realidad en las elecciones presidenciales.

El sector salud, que aglutina 300 mil trabajadores más sus familias en todo el país, no logra dar el salto a lo político, a través de la consolidación de candidaturas unificadas y claras, sí lo logra el movimiento agrario, sí lo logra el magisterio que hace mucho tiempo tiene claro que sus aparatos gremiales , sindicales y sus organizaciones deben tener representación en el congreso y en los órganos de decisión del Estado, han decidido no ser asépticos a la política. En un solo partido hubo 5 candidatos del sector salud que sumaron 14885 votos, que en el umbral de ese partido hubieran logrado una curul.

Pero la causa continúa, los hospitales siguen al borde del colapso financiero y de prestación de servicios, las EPS siguen apropiándose los recursos públicos y negando servicios, los profesionales de la salud siguen sometidos a la más denigrante explotación durante sus rurales e incluso en cargos regulares, la industria farmacéutica sigue encareciendo los precios de los medicamentos , la gente sigue con barreras de acceso para ser atendidos, los fondos de pensiones siguen sin pensionar a la gente, las administradoras de riesgos laborales continúan sin atender las enfermedades que les corresponde.

Nuestra bandera debe encontrar voceros entre los congresistas electos, algunos de ellos tendrán que volverse espadachines de todas las causas, los congresistas opuestos al dualismo Uribe- Santos, tienen una gran responsabilidad: Oponerse a las políticas de Santos en materia de salud, justicia, educación y agraria, si estas siguen en el mismo sentido que en el 2013, y oponerse a la oposición Uribista al Santismo, 19 senadores rabiosos que llegan al congreso a desplegar su resentimiento y rencor.

Los electos Senadores Iván Cepeda y Claudia López tendrán la enorme tarea de neutralizar a Uribe y sus 18…, Horacio Serpa reactivar la socialdemocracia del partido liberal que en la pasada legislatura actuó bajo posturas neoconservadoras , Antonio Navarro Wolff darle definición a la amalgamada y variopinta Alianza Verde, Jorge Robledo ser la voz de la más clara oposición a Santos (si es reelegido) y plantear una postura frente al Uribismo. Y así cada uno en Cámara y Senado debe cumplir un papel como expertos gladiadores en medio de la adversidad.

Ahora estamos de frente a las elecciones Presidenciales, Alguna posibilidad de un acuerdo entre los sectores alternativos? No la veo Clara, y esto indudablemente estimulará el voto en blanco que en este momento político podría tener algún sentido.

Pta: Agradecimientos y reconocimientos a todos los candidatos que se lanzaron bajo las banderas de la salud, indudablemente fue un enorme esfuerzo electoral que tendrá que seguirse trabajando de manera unificada a mediano y largo plazo. Indudablemente se logra avanzar en el posicionamiento de este tema en la agenda política del país.

[/accordion-item][accordion-item title=”Año 2015″]24 de agosto · Editado ·

SOBRE LA PSICOSIS Y “LA TAL CRISIS DE LA SALUD NO EXISTE”: PARTE 1

Por: Carolina Corcho
MD Psiquiatra

Mesa Nacional por el Derecho a la Salud

La Psicosis es una de las patologías psiquiátricas que más ha apasionado la historia de la humanidad, una de sus expresiones son las ideas delirantes definidas como aquellas ideas que son fijas, irreductibles, ilógicas y que no corresponde al contexto social y cultural del individuo que las posee. En palabras sencillas, es una desconexión de la realidad.

Este es el caso de algunos funcionarios del alto gobierno quienes cayeron presas de una expresión psicótica que adopta forma bajo la idea irreductible, ilógica, delirante: “La Tal Crisis de la Salud no existe”, idea que ha sido imposible reducir como ocurre con la psicosis , ni por la Corte Constitucional quien en una inspección judicial en el Chocó evidenció la muerte de decenas de niños por ausencia de agua potable y de hospitales públicos, ni por la Defensoría del Pueblo quienes han evidenciado la mortalidad infantil en la Guajira por ausencia de seguridad alimentaria, ni el Banco Mundial en cuyo informe localiza el sistema de salud colombiano como uno de los más inequitativos y con la mortalidad neonatal más alta de la región, ni por las propias cifras de la Superintendencia de Salud que muestra una deuda de más de 14 billones de pesos de las EPS con los Hospitales, ni por la Controlaría General de la República quienes hicieron apertura por 800 casos de corrupción en el sector salud, ni por los trabajadores que en un 80% se encuentran tercerizados y/o por prestación de servicios, ni por los pacientes que mueren de enfermedades tratables como la leucemia siendo la segunda mortalidad más alta de América Latina después de Haití, ni por el Ministerio que muestra en sus propias cifras que más de cinco millones de Colombianos no están afiliados al sistema de seguridad social, ni por las EPS que dicen que el fosyga les adeuda 4 billones de pesos.

Debo decir que esto es uno de los casos más desafiantes para la Psiquiatría Colombiana , dado que nos ocupamos , entre otras cosas, del tratamiento de estas desconexiones con la realidad, ahora corremos el riesgo que este episodio psicótico se vuelva compartido como se observa un brote en el Congreso de la República, en donde la semana pasada se inoculo la idea delirante a través de un proyecto de ley de Reforma a la Salud en donde insisten en que los hospitales titulen especialistas sin universidades, que se aprobó en comisión séptima y plenaria de Senado y va tránsito a la Cámara de Representantes (Todo esto lo hicieron calladitos y con el mayor sigilo).

Este proyecto surge de un acuerdo entre el Centro Democrático y el Partido de la U, esto clínicamente se traduce en que se juntó la manía megalomaniaca de Uribe (el autor de la ley 100) con la esquizofrenia ministerial, situación que complejiza el cuadro clínico, pronóstico reservado. Como dirían en mi tierra, esta combinación es más peligrosa para la salud que un deslizadero con puntillas y un submarino con agujeros. Estas personas no logran juntarse para las bondades del proceso de la paz, pero sí para fraguar unidos las maldades en la salud.

Se hará seguimiento estricto diario del caso en el escenario del Congreso, entre otras cosas creo que hay más conexión con la realidad de la salud colombiana desde una Unidad de Salud Mental que desde los psicóticos escenarios parlamentarios y ministeriales. Seguimos atentos, y como en las cámaras de Gessel, los ciudadanos seguiremos observando lo que hacen desde la realidad distorsionada en la que habitan estos servidores públicos.

31 de agosto ·

LAS BECAS CRÉDITOS Y EL PAGO A LOS MÉDICOS RESIDENTES

Por: Carolina Corcho
MD Psiquiatra
Ex Presidenta de la Asociación Nacional de Internos y Residentes ANIR

Un residente es un médico graduado de medicina general que hace su proceso teorico –practico de especialización pagando matrícula a una universidad en un margen de tiempo de 3 a 5 años en donde debe laborar un promedio de 66 horas a la semana en una entidad prestadora de salud y en algunas ocasiones más. Por un persistente lobby de la ANIR el Gobierno Nacional ha mantenido las becas créditos que entrega el ICETEX con posibilidad de condonación al terminar la especialidad y que representa dos salarios mínimos vigentes al mes, y que nunca ha logrado la cobertura total para todos los médicos que deben someterse en un proceso de selección para acceder a las mismas.

En el primer gobierno del Presidente Juan Manuel Santos se logro que en la ley 1438 se incluyera en uno de sus artículos el pago a todos los residentes en función de la labor asistencial que desempeñan en el sistema general de seguridad social, esto nunca pudo ser reglamentado, por lo que la ANIR en el 2013 emprendió la construcción de un proyecto de ley ordinaria que reglamente el sistema de residencias en Colombia, en donde se contemplaba no solo el pago sino el reconocimiento de un régimen laboral especial, una regulación de las matriculas a las universidades, dado que algunas cobran hasta 14 millones de pesos semestrales y un sistema equitativo de ingreso a los programas de especialidad médico-quirúrgicas.

De esta propuesta el gobierno acogió algunos elementos e incluyó unos apartes en el proyecto de reforma a la salud 210 que termina hundiéndose en el Congreso en el 2013 tras la movilización de las batas blancas cuyo detonante fue la inclusión a ultima hora por parte del gobierno de la posibilidad de que hospitales titularan especialistas con la intencionalidad de pauperizar el trabajo medico especializado en la economía de mercado de las EPS, además de que esta medida era inconveniente por el detrimento de la calidad de la educación médica.

En la actualidad, el gobierno sigue insistiendo en que existe un déficit de especialistas en Colombia, aun cuando no cuenta con estudios de talento humano que den cuenta del mismo, y aun cuando no existe claridad sobre cual es el modelo de atención que el ministerio de salud quiere implementar en Colombia que permita calcular la necesidad de talento humano requerido.
Aun con este poco soportado diagnóstico del gobierno, decide reducir en 500 las becas créditos que posibilitan la formación actual de especialistas, y como si fuera poco, de manera obsecada y de espaldas a las sociedades científicas, a los gremios, a la sociedad civil, acompaña en el Congreso de la República un proyecto de reforma a la salud en donde insiste en que los hospitales titulen médicos especialistas, en un proyecto de ley que ya fue votado en Senado e iniciara su tránsito por Cámara de Representantes.

La lógica del gobierno sigue siendo la celeridad en la toma de decisiones políticas, administrativas y legislativas para financiar intermediarios financieros como las EPS, que movilizan alrededor de 40 billones de pesos anuales de la salud de los Colombianos, y que hoy una de 68 , Saludcoop tiene apertura e investigación por la Contraloría General de la República por un desvío, defraudación, robo de 1,5 billones de pesos, que denuncio la excontralora Sandra Morelli, junto con el Presidente Juan Manuel Santos que en el 2011 reveló el escandalo de fraudulentos recobros al fosyga por parte de las EPS por mas de 4 billones de pesos, por cierto, a la fecha desconocemos resultados de estas investigaciones sanciones fiscales y penales.

En medio de estas evidencias, para las EPS sí hay políticas públicas para ser refinanciadas, mientras a los médicos que atienden los pacientes y a la población no existen 100 MIL millones de pesos que es la cifra aproximada que costaría reconocerles su trabajo, una catorceava parte de lo que desvió Saludcoop. Por el contrario, en vez de avanzar en el pago a residentes se recortan las becas créditos y como si fuera poco ante la protesta pacifica, legal, constitucional que hacen los profesionales de la salud la respuesta son los gases lacrimógenos y la agresión por parte de la fuerza pública, como se documentó en Medellín en las protestas que denunciaban la crisis de la salud el pasado 19 de agosto.

Es por esto que la ANIR convoca el 31 de agosto a un plantón frente al ICETEX demandando la implementación de las becas créditos para todos los residentes y el avance en una reforma que reglamente el sistema de residencias en Colombia, con la esperanza de que este gobierno que ha optado por aliarse con las EPS y los intermediarios financieros, cambie de postura y se alíe en materia de salud con los médicos, los pacientes, con los ciudadanos que deberían representar.[/accordion-item][/accordion]