Mi principal temor con la pérdida de curul de Angela María, sumada a la negación de la personería jurídica de la Colombia Humana, es que el Consejo de Estado esté siendo permeado en su independencia. 

Eso se tendrá que ver en los próximos fallos. En ese sentido llama la atención la celeridad del trámite de la demanda contra Angela, en contraste con el caso de Ordóñez, cuyo nombramiento como procurador fue demandado por Rodrigo Uprimy. Para este fallo, el Consejo de Estado demoró casi tres años con la demanda, y fallaron solo tres meses antes que terminara su período en la procuraduría. En cualquier caso los fallos judiciales hay que acatarlos. 

Es importante también señalar que una eventual candidatura a la alcaldía de Bogotá de Angela María Robledo, decisión que tiene sus complejidades, no afectaría la posibilidad de que el bloque alternativo de centro izquierda gane la Alcaldía de Bogotá. Se puede definir mediante un mecanismo concertado una candidatura unica de todas las fuerzas alternativas. 

Por el contrario, esto sería la posibilidad de enriquecer el pobre debate electoral en Bogotá con una agenda política de ciudadanías progresistas que no se sienten representadas en los planteamientos y/o formas de liderazgo de los actuales candidatos. Insisto en que el debate electoral en Bogotá requiere una voz que pueda tener un mayor impacto para asumir la defensa del metro subterráneo, las políticas sociales y medio ambientales que Peñalosa destruyó y que pretenden perpetuar los candidatos del Uribe/Peñalosismo.